PERFIL HONORABLE CONCEJAL JUAN CARLOS FLOREZ

ALIANZA SOCIAL INDEPENDIENTE

  • Historiador. Experto en gestión urbana. De manera continua desde 1994, ha trabajado en los asuntos de Bogotá.

 

  • Asesor de la asamblea constituyente y miembro de la Comisión Especial Legislativa que remplazó al congreso, durante un semestre, en 1991.

 

  • Promovió la creación de vías permanentes para bicicletas, que posteriormente recibirían el nombre de ciclorrutas.

 

  • Fue dos veces concejal y fue uno de los impulsores del renacimiento bogotano, hoy en crisis por el asalto de la corrupción.

 

  • Recibió en sucesivas ocasiones la distinción de mejor concejal de la ciudad.

 

  • Ganó ante la Corte Constitucional una demanda que le permitió a Bogotá recibir recursos por 400 mil millones de pesos, de la concesión de la telefonía celular.

 

  • Ganó ante la Corte Constitucional una tutela, mediante la cual se obligó a todo el transporte público de la Bogotá a tener salidas de emergencia.

 

  • Fue editor de la sección de Bogotá del diario el Tiempo.

 

  • Trabajó junto a Julio Sánchez y luego al lado de Claudia Gurissatti en la FM radio.

 

  • Dirigió el noticiero de la FM de RCN Radio.

 

  • Ha sido profesor de las Universidades de los Andes, Nacional, Javeriana y Rosario.

 

  • Dirigió el departamento de historia de la Universidad de los Andes y la revista Historia Crítica.

 

  • Es panelista de Hora 20 de Caracol Radio.

 

  • Ha publicado innumerables columnas, artículos y estudios sobre la gestión urbana, en publicaciones tanto nacionales como internacionales.

 

  • Ha sido asesor para el sector privado en cambio cultural inducido.

 

  • Es defensor de la igualdad, la educación pública de calidad, la cultura ciudadana y la convivencia.

 

 

  • Durante los últimos años desde diferentes medios de comunicación denunció y criticó clientelización del gobierno de Bogotá y el triunfo de la corruptocracia en perjuicio de los intereses de los bogotanos.

 

  • Cree, siguiendo a Gandhi, que la Tierra proporciona lo suficiente para satisfacer las necesidades de cada hombre, pero no su codicia.